Que Luis Moya, excopiloto de rallyes junto a uno de los mejores pilotos del mundo, te cante un tramo aunque sea en un Seiscientos en parada, es a lo máximo que uno puede aspirar.

Despistarse a la primera curva cantada por Luis no es excusa para intentar recuperar en la siguiente, pero nada, imposible… habla tan rápido que cuesta procesarlo. En ese momento es cuando te das cuenta de que están hechos de una pasta especial, por eso ya son historia del deporte español.

¡Derecha, derecha, ras, ras!

Síguenos en Facebook

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad